Organización Panamericana de la Salud
Promoviendo la salud en las Américas

Hospitales Seguros

Vigilancia Sanitaria y Prevención y Control de Enfermedades —  Salud Pública Veterinaria:  Ántrax (carbunco) - Fiebre aftosa - Influenza aviar - Inocuidad de los alimentos - Rabia - RIMSA -
Virus del Nilo Occidental - Zoonosis/salud animal - Biblioteca Virtual en Salud Pública Veterinaria (BVS) - Centro Panamericano de Fiebre Aftosa PANAFTOSA (influenza aviar, rabia y otras zoonosis)  -
Noticias: Salud Pública Veterinaria -
Análisis de Salud y Estadísticas - Enfermedades Transmisibles - Enfermedades Crónicas


Palabras de la Dra. Mirta Roses, Directora de la OPS, en la ceremonia de inauguaración de la Conferencia Hemisférica para la Erradicación de la Fiebre Aftosa

(Houston, Texas, EUA, 3 marzo 2004)

folleto

Conferencia Hemisférica

- PANAFTOSA: Cruzados por la salud animal
- XXX CONBRAVET (20 pp, PDF, 1678 KB, en portugués)
- Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA)
- Biblioteca Virtual, Salud Pública Veterinaria

Dr. James Butler, Subsecretario Adjunto, representando a la honorable Anne Veneman, Secretaria de Agricultura de los Estados Unidos de América, Dr. Bob Hillman, Director Ejecutivo de la Comisión de Salud Animal del Estado de Texas, Dr. Roberto Rodrigues, Ministro de Agricultura de Brasil, Representante del Sector Oficial ante el Comité Hemisférico para la Erradicación de la Fiebre Aftosa - COHEFA, Sr. Jorge Visbal, Presidente de la Federación de Ganaderos de Colombia, Representante de los productores ante el COHEFA, señores ministros, señores delegados de los países, representantes de entidades de la cadena productiva de alimentos, señores directores y representantes de organismos internacionales, señores decanos de escuelas y facultades de medicina veterinaria y representantes de universidades, señores presidentes y representantes de asociaciones profesionales, señoras y señores:

Ante todo expreso mi agradecimiento por haber aceptado la invitación para participar en esta conferencia. Sé cuan ocupada es la agenda de todos ustedes y aprecio su decisión de viajar hasta esta bella y progresista ciudad de Houston, para contribuir a la búsqueda de solución a un problema aún no resuelto y de gran impacto económico y social en nuestro continente, como es la fiebre aftosa. La masiva participación en esta conferencia muestra claramente el interés del sector publico y privado en la erradicación definitiva de la fiebre aftosa de nuestro continente. Mi agradecimiento especial a los señores ministros y representantes de instituciones que aceptaron participar como conferencistas.

Manifiesto la satisfacción y aprecio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) por organizar la Conferencia en forma conjunta con la OPS. Asimismo, agradezco por todas las facilidades proporcionadas por las autoridades locales y al Houston Livestock Show and Rodeo.

La organización de la conferencia contó con la valiosa colaboración de un Comité Organizador en el que participaron representantes del Comité Hemisférico para la Erradicación de la Fiebre Aftosa (COHEFA); de organizaciones internacionales hermanas como el IICA, OIRSA, FAO, OIE; de entidades representativas de la cadena de producción como el American Meat Institute, el International Meat Secretariat, el National Soybean Council, representantes de asociaciones de productores, asociaciones de profesionales, y de universidades.

En 1951, con la expansión de la fiebre aftosa hacia el norte de América del Sur (Colombia, Ecuador, Venezuela) y la ocurrencia de brotes de la enfermedad en México de 1946 hasta 1954 y en Canadá en 1951, la Organización de los Estados Americanos (OEA) tuvo a bien establecer un proyecto para contrarrestar esta situación. En este mismo año (1951) fue creado el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA), con fondos de la OEA, que entregó la administración del mismo a la OPS. Desde entonces, en estrecha coordinación con los países, fueron desarrolladas progresivamente la infraestructura para, inicialmente, para el control de la fiebre aftosa en el Continente. Así se organizaron los programas nacionales; sistemas de información, diagnóstico, producción y control de vacunas (que resultó en una nueva vacuna con coadjuvante oleoso, utilizada por los países en América del Sur que practican la vacunación).

Con dicha estructura establecida, y teniendo en cuenta la reducción significativa de la enfermedad en extensas áreas de Sudamérica, en 1987 los países decidieron crear un comité para proponer y coordinar acciones enfocadas a la erradicación de la fiebre aftosa. A pesar de los avances importantes logrados, ocurrieron algunos retrocesos en la situación epidemiológica, particularmente en el Cono Sur (Argentina, Uruguay, Estado Río Grande do Sur, Brasil) en 2001, ya que habiendo logrado la condición de libre sin vacunación fueron sorprendidos con la reaparición de la enfermedad. La lección aprendida fue que para lograr la completa erradicación de la fiebre aftosa se requiere la estrecha colaboración entre los países, transparencia en los sistemas de registro e información, la micro regionalización y un sistema de vigilancia epidemiológica ágil y sensible y el fortalecimiento de los sistemas de atención veterinaria especialmente en el nivel local.

Existen problemas no resueltos en algunos países, en donde, por sus condiciones socioeconómicas y ecológicas, no se ha logrado eliminar el endemismo, situación que constituye un riesgo para todos.

La experiencia adquirida y las lecciones aprendidas en estos largos años, nos permite asegurar que, quizás por primera vez, tenemos la real posibilidad de erradicar la fiebre aftosa de nuestro continente y al mismo tiempo consolidar una plataforma de servicios sanitarios de calidad que nos permita ser más competitivos en el mercado global.

Señoras y señores, estamos delante una oportunidad única de escribir juntos un capítulo más en la historia de la erradicación de enfermedades en este continente. Con esfuerzo colectivo, hemos erradicado la viruela y la poliomielitis y la erradicación del sarampión y de la rabia humana transmitida por el perro se encuentra en su fase final. Recientemente hemos logrado terminar con el cólera después de su dramática reintroducción. América del Norte, Centro América y el Caribe, se han mantenido libres de fiebre aftosa en los últimos 50 años. La peste porcina africana fue rápidamente erradicada, luego de su introducción en algunos países, la peste porcina clásica está en proceso avanzado de erradicación. Hemos demostrado al mundo en varias ocasiones que juntos podemos realizar grandes empresas.

Para la OPS la cooperación salud/agricultura es esencial para el desarrollo humano. La mayoría de las metas globales del milenio, en que se han comprometido 189 países, están relacionadas directa o indirectamente con el éxito de esa coordinación: erradicación de la extrema pobreza y el hambre; reducción de la mortalidad infantil, asegurar la sostenibilidad del medio ambiente, establecer una alianza mundial para el desarrollo. La Reunión Interamericana a Nivel Ministerial en Salud y Agricultura (RIMSA), único foro en el mundo que reúne los ministros de agricultura y de salud, convocada a cada dos años por la OPS, constituye un ejemplo de la importancia que la Organización pone en el continuo diálogo al más alto nivel entre estos dos importantes sectores.

La cooperación agricultura/salud se hace aun más necesaria en las zonas rurales y en áreas fronterizas, usualmente menos favorecidas. Las enfermedades no reconocen divisiones políticas y por diversas razones incluido el incremento del libre movimiento de bienes y personas, nuestras fronteras son cada día más porosas. La emergencia reciente de enfermedades como el West Nile virus (Virus del Nilo Occidental), SARS, influenza aviar, demuestran que ningún país está inmune a las enfermedades emergentes o reemergentes, por la rapidez con que pueden recorrer paises y continentes. Esto pone en relieve la obvia necesidad de fortalecer los mecanismos en forma continua de consulta e intercambio de información entre los servicios de salud pública y de salud animal, estableciendo redes que utilicen los modernos medios tecnológicos disponibles actualmente.

Los proyectos fronterizos bilateral y multilateral establecidos para la erradicación de la fiebre aftosa, con participación activa de los productores han demostrado ser de extrema importancia también para afrontar otros problemas locales prioritarios como ser agua potable, caminos, electricidad, lucha contra el hambre, control de otras enfermedades, distribución de medicamentos, desarrollo de comunidades productivas y saludables, entre otros. Necesitamos registrar mejor y difundir estas experiencias positivas (Ej. Proyecto San Matías/Cáceres en la frontera Bolivia/Brasil). El sector privado, en particular los productores ganaderos, cuando son estimulados, responden con gran entusiasmo a los proyectos que buscan solucionar problemas de desarrollo local.

La incorporación de los pequeños productores en la erradicación de la fiebre aftosa ha sido un factor positivo en algunos proyectos fronterizos. Sin embargo, un largo camino tendrá que ser recorrido hasta que millones de ellos en América Latina y en el Caribe sean incorporados en forma permanente en los sistemas de producción y puedan percibir claramente los beneficios también para ellos de la erradicación de la fiebre aftosa.

Finalmente, deseo expresar mi optimismo que juntos podemos erradicar el flagelo de la fiebre aftosa de nuestro continente, que tantos daños ha causado a la ganadería y al desarrollo socioeconómico de los países y que sigue siendo un riesgo para las áreas históricamente libres y para las que están avanzando hacia la condición de libres.

La historia de la lucha contra la fiebre aftosa en este hemisferio ha generado mecanismos de instancias de cooperación subregional y regional que han resultado fundamentales para lograr los avances obtenidos y llevarnos al umbral del éxito.

Para asegurar ese éxito, necesitamos aunar más nuestros esfuerzos: organismos internacionales, gobiernos, productores, industria, y toda la sociedad. Estoy convencida que esta conferencia marcará un hito en la historia, al establecer los lineamientos para una gran alianza hemisférica que nos permitirá en corto plazo declarar "las Américas libres de fiebre aftosa".

Thank you, muchas gracias, muito obrigada, merci beaucoup.