Organización Panamericana de la Salud
Promoviendo la salud en las Américas

Hospitales Seguros

Inicio  |  Calendario Oficial  |  BLOG  |  Contactar Directora  
  Noticias |  En los Medios  |  Informe Anual  |  Galería  |  Cuerpos Directivos  |  Directores Ejecutivos  |  Galería de Directores   
 | Noticias  |  Eventos  |  Discursos  |  Presentaciones  |  Visitas Oficiales  | 

 

Discurso de la Ministra de Salud de Chile, Dra. María Soledad Barría, en su calidad de Presidenta de la 27a. Conferencia Sanitaria Panamericana.

Washington, D.C. HQ.
Febrero 1, 2008.

Dra. Rebeca Grynspan, Subsecretaria General y Directora Regional para América Latina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
Sr. José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos
Dra. Mirta Roses, Directora de la Oficina Sanitaria Panamericana
Dr. Don Wilson, Subsecretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos de América.
Estimados representantes de los países miembros de la Organización Panamericana de la Salud

Amigas y amigos:

A comienzos de octubre del año pasado, representantes de todos los países de nuestra América nos reunimos en la 27ª Conferencia Sanitaria Panamericana para definir lo que sería el plan estratégico de nuestro trabajo conjunto para el quinquenio 2008-2012.

Tuvimos oportunidad de constatar que, a nivel regional, nuestra salud colectiva avanza, que en muchos países se han introducido mejorías sustantivas para la calidad de vida, pero que conservamos muchas tareas pendientes, entre las cuales destaca la reducción de las desigualdades tantas veces dramáticas que caracterizan a nuestro territorio, que tanto nos duelen en lo ético y en lo social, y que son causa de tanto daño en salud.

En concordancia con nuestra Agenda de Salud para las Américas 2008-2017, los estados miembros de OPS determinamos renovar nuestros esfuerzos en torno a 16 objetivos estratégicos dirigidos a incrementar la protección social de nuestros habitantes y abordar decididamente las inequidades, en un contexto de innovación y fortalecimiento de la provisión de servicios adecuados a las necesidades, cada vez de mayor calidad y basados en la evidencia.

En la 27ª Conferencia tuvimos también la oportunidad de revisar nuestro modo de organizarnos regionalmente para el cumplimiento de tan importantes tareas y definir a la persona que tendría la enorme responsabilidad de coordinar este esfuerzo de 35 países tan diversos y al mismo tiempo tan unidos en su destino al momento de hablar de salud.

La decisión del órgano máximo de la Organización Panaméricana de la Salud, en que se encontraban representados todos sus países miembros, resolvió en octubre pasado no sólo reconocer sustantivamente la labor desarrollada por la Dra. Mirta Roses en la conducción del organismo durante los 5 años anteriores, sino que adicionalmente encomendarle la tarea de lograr el cumplimiento de objetivos estratégicos aún más ambiciosos durante los próximos 5 años.

La doctora Roses, originaria de la hermana República Argentina, lleva ya 23 años convertida no sólo en ciudadana de América, sino que en una activa militante de las causas de la salud a nivel regional. Luego de su labor asistencial y docente en Córdoba, Argentina, y participar en investigación, contribuyendo también por 10 años a la dictación e implementación de políticas nacionales en el Ministerio de Salud Pública de su Nación, en 1984 la Dra. Mirta Roses se trasladó a Trinidad y Tobago como coordinadora de la Unidad de Epidemiología del Centro respectivo del Caribe.

Cuatro años después fue designad Representante de OPS/OMS en República Dominicana, cumpliendo posteriormente esta misma labor en Bolivia.

En 1995, la doctora Roses asumió mayores responsabilidades regionales y mundiales al convertirse en subdirectora de la Organización Panamericana de la Salud, integrando el grupo de subdirectores de OMS, siendo elegida Directora de la Oficina Sanitaria Panamericana en septiembre del 2002, cargo que asumió hace casi 5 años.

En octubre pasado, la Dra. Roses dio cuenta ante la 27 Conferencia Sanitaria Panamericana de un significativo accionar de OPS que sin duda contribuyó a logros nacionales y regionales en materias tan diversas y relevantes como la instalación de las Comisiones de Determinantes Sociales, el fortalecimiento de la Atención Primaria, el posicionamiento de la relevancia de la Autoridad Sanitaria, la capacitación de los recursos humanos en salud y la consolidación de la vigilancia epidemiológica.

Del mismo modo, nos informó respecto del funcionamiento de una organización multinacional ordenada, que funciona de manera comprometida y aplicada, con estándares rigurosos y logros concretos.

Sería demasiado extenso enumerar la gran cantidad de distinciones que ha recibido en su país, en los países en los que ha vivido, o las que le han sido otorgadas por naciones agradecidas por su accionar.

Sin embargo creo que, en una región como la nuestra -que presenta grandes indicadores de desarrollo que suelen ocultar diferencias odiosas entre los que tienen más y los que tienen menos; donde se ha ido consolidando sistemas democráticos pero falta tanto por avanzar en una lógica de derechos sociales explícitos; en que conviven realidad sanitarias tan diversas y estrategias sustentadas en sistemas de salud tan distintos- el haber recibido la confianza renovada de los estados miembros de la Organización Panamericana de la Salud para seguir conduciendo este organismo en traducir los esfuerzos conjuntos en un aporte concreto a la calidad de vida y la protección social de nuestros habitantes, constituye una distinción máxima.

Es por eso que hoy nos hemos reunido para asistir a la toma de posesión del cargo de Directora de la Oficina Sanitaria Panamericana, Dra. Mirta Roses, a quien desde ya transmitimos nuestros mejores deseos ante la gran tarea que asumirá.

Muchas gracias


Para más información, contactar Diaz, Ing. Katia (WDC),
Web Master, Oficina de la Dirección.