Organización Panamericana de la Salud
Promoviendo la salud en las Américas

Hospitales Seguros
Portal DesastresCuando ocurre un desastreCatálogo de publicacionesContáctenos
Desastres newsletterSUMALibreria virtual de desastresCRIDArchivos de desastresIndice de temasAcerca de nosotros



Mapa del área afectada


Calle principal de Jimaní


Pasillo central de la sala de emergencias del Hospital de Jimaní


Verja que rodea el Hospital de Jimaní


Lecho del río Soleyl

 

 

 

Situación en la República Dominicana

En base al último boletín de la Comisión Nacional de Emergencias y la Oficina de Meteorología, se mantiene la declaración de alerta amarilla en todo el territorio de República Dominicana, mientras que el municipio de Jimaní se encuentra en alerta roja.

Según el último boletín de la CNE, del 28 de mayo, a la fecha se han registrado 372 muertes, 106 heridos, 352 desaparecidos; caídas de cables de tendido eléctrico en Villa Altagracia, San Pedro de Macorís, Barahona, San Juan de la Maguana, caída de dos torres eléctricas en La Vega.

Miles de hectáreas sembradas de arroz, plátanos, yautía estaban ayer sepultadas bajo las desbordadas aguas de los ríos en gran parte del Cibao Central y el Bajo Yuna.

Las inundaciones han afectado la producción agropecuaria en Cotuí, Bonao, Salcedo, Tenares, Villa Tapia, Nagua, Puerto Plata, Monte Plata y Bayaguana, informaron las autoridades. Lo mismo sucede en Santo Domingo Norte, Las Haras Nacionales, Villa Mella, La Victoria, Punta y Guanuma. En Las Yayas, La Vega, cientos de tareas bajo cultivo de yuca, plátano, habichuela y batata están todavía sepultadas.

Situación de salud

En Jimaní, el municipio más afectado en República Dominicana, el Hospital General Melenciano se inundó y sufrió daños en los equipos y pérdidas cuantiosas de material gastable. Los pacientes han sido trasladados a La Fortaleza.

El municipio ha quedado incomunicado por vía telefónica, sin agua potable, ni electricidad y hasta el momento solo hay comunicación terrestre desde La Descubierta. Han llegado unidades aéreas, ambulancias y personal de rescate desde las provincias cercanas y Santo Domingo. Se espera que el suministro de agua potable se reestablezca en cinco días y actualmente se está dotando de agua a la población por camiones cisterna.
Son conocidos los efectos de los desastres naturales en la salud de la población debidos a: cambios en la morbilidad existente, posibilidad de cambios en el ecosistema (vectores), desplazamientos de la población y deterioro en los sistemas de abastecimiento de agua potable, saneamiento básico e infraestructura sanitaria.

En particular, se requiere el fortalecimiento del sistema de vigilancia epidemiológica basado en síndromes, de manera que permita oportunamente detectar casos y brotes de enfermedades en las poblaciones afectadas e iniciar las medidas de control de los mismos. Asimismo, se necesita fortalecer la vigilancia entomológica, para reducir los factores de riesgo de enfermedades transmitidas por vectores (ETV) y para definir con decisión las intervenciones de control necesarias.

Actualmente, es trascendente fortalecer la capacidad de respuesta de las direcciones provinciales y centros de salud, para enfrentar posibles brotes de enfermedades asociadas a este tipo de eventos y la implementación de acciones de promoción, información, educación y comunicación en salud, dirigidas a las personas albergadas en los refugios y a los que viven en zonas afectadas, de modo que se disminuyan los riesgos de daños a la salud.

Síntesis de la situación de salud de la provincia Independencia

La provincia Independencia es parte de la frontera suroeste del país junto a la provincia Pedernales. La capital ( Municipio Cabecera) de la provincia Independencia es Jimaní. La provincia cuenta con una población de 42,538 habitantes. El 57.9% de la población vive en zona urbana y el 42.1 en zona rural . Su extensión territorial es de 2,006.44 km2 y una densidad poblacional de 21.2 habitantes por Km2.

La situación socio-económica de la provincia está caracterizada por un 81.9% de hogares pobres y un 32.1% de su población mayor de 12 años analfabeta. La situación de saneamiento ambiental previo al desastre ocurrido estaba caracterizada por un 72.1% de la población con fácil acceso al agua y un índice de potabilidad de 78.1%. Sólo el 47.3% de la población tenía cobertura de recolección de basura, la cual se considera extremadamente baja y un factor de riesgo a la salud humana.

Hasta el mes de abril del 2004 la provincia Independencia había reportado 37 casos de malaria, comparado con 17 en igual periodo del 2003, lo cual se debió a un brote ocurrido en Cristóbal, municipio de esa provincia que compartió el brote de Tamayo de la provincia Baoruco y el Municipio Cabral de la provincia Barahona, este brote fue intervenido y se había logrado una reducción de la incidencia de la enfermedad, no obstante debe considerarse que frente al desastre natural ocurrido están incrementados los riesgos para la transmisión de esta enfermedad.
El dengue ha tenido una baja incidencia en la provincia durante el año 2004, con un reporte de 3 casos de dengue clásico. Durante el año 2003 se reportaron 33 casos.

En relación a las enfermedades prevenibles por vacunas existe el reporte de un caso de difteria durante el año 2004, las coberturas determinadas por la ENDESA son para DPT de 95.6% para la primera dosis, luego disminuye a 80.9% a la segunda dosis y a 53% en la tercera dosis, para Poliomielitis 98.5% primera dosis, segunda dosis 72.1% y tercera dosis 33.8%, para Sarampión 95.6%. Para BCG la cobertura reportada es de 97.1%.

La morbilidad de casos de tuberculosis para el año 2003 es de 31, similar a la morbilidad de los 2 años anteriores, la detección de esta enfermedad es aún baja, por lo que frente a la situación actual que enfrenta la provincia, debe incrementarse la búsqueda de esta enfermedad a partir de las personas con síntomas respiratorios de más de 14 días de evolución, con el objetivo de detectar los casos, tratarlos y reducir la transmisión de la enfermedad.

Durante el año 2004 no se han reportado casos de meningitis meningocócica ni de leptospirosis, no obstante los riesgos para la aparición de ambas enfermedades están incrementados.

Dado que por la situación del desastre los servicios de salud han sufrido daños, también el propio sistema de vigilancia epidemiológico con serias dificultades para la transmisión de la información epidemiológica tanto a lo interno de la provincia como con el nivel nacional. Se ha reportado un perfil de cientos de personas politraumatizadas, algunas internadas y otras con tratamiento ambulatorio, personas sin viviendas y en albergues improvisados o en casas de familares o amigos, lo cual impone la necesidad de ajustar el sistema de vigilancia y fortalecerlo de manera que pueda responder a la situación y detectar oportunamente riesgos y daños a la salud para realizar las intervenciones de forma adecuada y oportuna.

Red de Provisión de la Región IV


Los informes y las estadísticas de salud fluyen desde las UNAP hacia el Hospital de referencia, donde hay un responsable por recibir los informes, verificarlos, consolidados y enviarlos a la Gerencia Regional de la Red con copia a la Dirección Provincial correspondiente, responsable de ejercer la función de Rectoría.

Son cuatro las Provincias que conforman la Región IV, al Sur del País: Independencia, Pedernales, Barahona y Bahoruco. Con la entrada en vigencia de la Seguridad Social, los servicios de salud en esta Región modificaron su organización conformando ocho redes de provisión denominadas “microrredes”, que articulan las Unidades de Atención Primaria (UNAP) del primer nivel con su respectivo hospital de referencia. Jimani pertenece a la Microrred “Lago Enriquillo”, la cual esta integrada por 12 UNAP y los Hospitales de Jimani (40 camas) y La Descubierta (20 camas, actualmente sin médicos especialistas), que son Hospitales Generales de baja capacidad resolutiva.

Siguiendo un orden ascendente en términos de complejidad, cada UNAP refiere al Hospital de la Microrred que le corresponde. El Hospital de mayor complejidad de la microrred es quien refiere hacia el Hospital Regional (Hosp. Jaime Mota) ubicado en Barahona.

Análisis de recursos y necesidades para la respuesta en salud

A continuación se describen los aspectos más relevantes considerados para la evaluación de capacidades locales y necesidades para la respuesta en salud.

  • Servicios de salud: acceso a los servicios, recursos humanos disponibles, redistribución de personal, preparación de los servicios, sistemas de comunicación y radiocomunicación, ambulancias, unidades móviles, equipamiento, sistemas de información, red de servicios, referencia y contrarreferencia.
  • Control y vigilancia: control de vectores, vigilancia epidemiológica, programa de inmunizaciones, zoonosis, alimentos, enfermedades transmisibles y no transmisibles, etc.
  • Educación: promoción de la salud, participación y desarrollo comunitario, higiene, comunicación, etc.
  • Gestión de riesgo: planes de contingencia, planes hospitalarios, sistemas de alerta temprana, SUMA.
  • Salud mental: apoyo psicosocial a población afectada y personal de salud.
  • Saneamiento ambiental: abastecimiento de agua, vigilancia y control de calidad del agua, disposición de excretas, manejo integral de residuos sólidos, manejo de cadáveres. Calificación de albergues, atención primaria ambiental.
    Insumos y medicamentos: Inventarios de insumos, necesidades de biológicos, insumos y medicamentos, equipos de diagnóstico y reactivos de acuerdo a perfil epidemiológico.

La página web de la Comisión Nacional de Emergencias de la República Dominicana tiene información adicional.