Skip to content

?

Páginas antiguas de la OPS

Revista Perspectivas de Salud
La revista de la Organización Panamericana de la Salud
Volumen 8, Número 1, 2003

Páginas:  Page 1  |  Page 2
Para imprimir:  Text Version
Índice Índice de Artículos  

Rescatar el arte de amamantar
by Maria del Mar Mazza


Rosaura Veliz Rixton. Foto ©La Leche League Guatemala
Era el patio de una humilde casa guatemalteca ubicada en las afueras de la colonia El Limón, recuerda Rosaura Veliz Rixton. Entre ropa tendida y sábanas que bailaban al ritmo del viento, un grupo de seis mujeres estaban sentadas en círculo. Hablaban en voz baja, casi susurrando, porque algunos de sus bebés dormían. Veliz escuchaba con atención mientras mecía entre sus brazos a Dara, su pequeña bebé de apenas 25 días. Doña Amalia, una mamá con más experiencia designada "monitora en lactancia materna", animaba la reunión.

Doña Amalia explicaba que amamantar era la mejor opción tanto para la mamá como para su bebé, no importara lo que dijeran parientes o amigas. Las otras madres lo reafirmaban. Le aseguraban a Veliz que cuando lloraba su bebé no era porque ella estuviera amamantando mal. Tampoco era necesario pasar al biberón, como sugería su suegra, ni ofrecerle agua, jugo o cualquier otra cosa durante los primeros seis meses.

"Me gustó escuchar que no había necesidad de darle biberón, que podía tomar sólo mi pecho. En la reunión de mamás me explicaron cómo darle de mamar. Me gustó tanto el grupo, que continué yendo", recuerda Veliz.

 El amamantar es la mejor forma, y la más saludable, para alimentar a los bebés. Esto siempre ha sido así. La leche materna contiene todos los nutrientes que necesitan, además de anticuerpos que fortalecen sus sistemas inmunitarios todavía en desarrollo. Los científicos han comprobado incluso que los bebés que toman el pecho son más inteligentes. Esto, sin contar el momento especial de comunicación y afecto que viven la mamá y el bebé mientras éste es alimentado. Además, la leche materna no requiere ninguna preparación, por lo que no corre riesgo de contaminarse con agua sucia u otras sustancias. Además, siempre está lista cuando el bebé la necesita.

Sin embargo, a partir de mediados del siglo pasado, en muchos países tanto desarrollados como en desarrollo la práctica fue disminuyendo por diferentes motivos: la promoción de productos alternativos para alimentar a los bebés, la percepción social de que era en cierto modo más "moderno" usar fórmula infantil, y la falta de conocimiento respecto de los grandes beneficios de amamantar, tanto para el bebé como para la madre. Para remediar esto fue que siete mujeres estadounidenses fundaron en 1956 la Liga de la Leche, una organización no gubernamental y ahora internacional, que trabaja en distintos países promoviendo la práctica de la lactancia materna y apoyando a las madres que la practican.

Hoy en día, los programas de la Liga de la Leche Internacional se concentran en capacitar a monitoras y en establecer grupos de apoyo en los cuales las madres pueden intercambiar sus experiencias y su conocimiento. El objetivo es aumentar la confianza en sí mismas no sólo respecto del acto de amamantar sino también de otras capacidades maternas. Las nuevas madres hacen preguntas y las más experimentadas les dan consejos. Durante los encuentros, la monitora escucha, dirige con delicadeza la discusión y corrige respetuosamente si es necesario.

"Fui a escuchar experiencias de otras madres. Cada persona lo hace a su manera, pero una monitora explica mejor", comenta Karla Duarte, mamá de un niño de tres años y una niña de dos años, y embarazada de seis meses. Su primer hijo nació por cesárea y cada vez que Duarte tenía que ir a las curaciones de su operación, no podía llevarlo porque se sentía muy débil. Entonces, la señora que se quedaba a cargo del nene le daba biberones con fórmula. A los 15 días, Duarte le ofreció el pecho pero el bebé lo rechazó. Nunca más le dio de mamar. Para Duarte, esta decisión afectó la salud de su hijo porque comenzó a sufrir infecciones en el estómago. Su segunda hija, a la que alimentó con leche materna, nunca se enfermó. Duarte asegura que al bebé que está por llegar lo alimentará exclusivamente con su leche.

 right arrow  right arrow  right arrow Continuar right arrow  right arrow  right arrow


Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

Pan American Health Organization. All rights reserved.