Hospitales Seguros
Centro de prensa — Comunicados de prensa - RADIOnoticias - Perspectivas de Salud - OPS Ahora - Material de video - Fotografía - Contactos 
 PAHO TODAY            El boletín de la Organización Panamericana de la Salud   -   Julio de 2008

SALUD MENTAL

Trastornos mentales son desatendidos

Una enfermera abraza a una paciente en el Instituto Nacional de Salud Mental de Panamá, donde una serie de reformas en años recientes ha transformado la atención a los pacientes de salud mental. Foto © José Carnevali/OPS

Editores y autores de la revista científica The Lancet hicieron un llamamiento a los países de las Américas para que dediquen atención especial y recursos a la enfermedad mental,durante el lanzamiento hemisférico de una serie especial de la revista dedicada a la salud mental en el mundo, en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) el 7 de mayo.

Esta serie especial de The Lancet, publicada originalmente a finales de 2007, documenta la carga mundial de la enfermedad mental, sus vínculos con la enfermedad física y la escasez generalizada de financiamiento para los programas de prevención y tratamiento. La serie reúne el trabajo de 60 especialistas en enfermedades mentales y salud pública; varios de los principales autores estuvieron presentes en el acto realizado en la OPS.

Cristina Beato, directora adjunta de la OPS, señaló que una de cuatro personas en el mundo se ve afectada por una enfermedad mental en algún momento de su vida. En América Latina y el Caribe, la carga de los trastornos mentales ha aumentado en más de 150%: de 8,8%del total de la pérdida de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) en 1990 a 22,2% en 2002.

La brecha entre la necesidad de tratamiento y su disponibilidad es alarmante, dijo Beato. En América Latina y el Caribe, casi 60% de las personas con depresión grave no reciben tratamiento, al igual que 71% de quienes tienen problemas de adicción. “La salud mental se ha descuidado, y los recursos para atenderla son inadecuados, insuficientes y están mal distribuidos”, dijo la directora adjunta. “Esto es inaceptable y es imperativo reducir las brechas”.

Vikram Patel, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y autor principal de uno de los artículos de The Lancet, indicó que cerca de 14% de la carga mundial de enfermedad se debe a las enfermedades mentales, cifra que supera a la de las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer combinados.

Además del sufrimiento directo, dijo, la enfermedad mental puede ocasionar pérdida del trabajo, aislamiento social y abuso de los derechos humanos, ya que en algunos países los pacientes todavía viven en “condiciones medievales”.

“Los trastornos mentales están asociados con gran sufrimiento en todas las culturas y países”, dijo Patel, “sin embargo la salud mental sigue siendo una cuestión periférica que no ha formado parte de ninguna iniciativa mundial importante relacionada con la salud desde 2001”.

David Satcher, ex director de Sanidad de Estados Unidos, dijo que las enfermedades mentales incapacitan tanto como la enfermedad cardíaca y el cáncer en cuanto a pérdida de productividad y muerte prematura. No obstante, en Estados Unidos menos de la mitad de los adultos que tienen un trastorno mental recibe ayuda, y menos de la tercera parte de los niños, aunque 80–90% de los trastornos mentales son tratables.

Agregó que el descuido generalizado de las enfermedades mentales puede atribuirse en parte al estigma. “El estigma disuade a la persona de buscar tratamiento. Afecta a la salud mental a nivel individual, familiar, comunitario y de políticas”, dijo.

La brecha entre la necesidad de tratamiento y su disponibilidad es más grande en el mundo en desarrollo, llegando a 90% en algunos países de bajos ingresos, señaló Patel. El financiamiento insuficiente es el problema principal. Casi una tercera parte de todos los países no tienen un presupuesto para la salud mental y una quinta parte de los países que lo tienen dedican menos de 1% de sus presupuestos nacionales.

Uno de lo mensajes principales de la serie de The Lancet es que hay tratamientos asequibles para los trastornos mentales que han demostrado ser costo-eficaces en países de ingresos medios y bajos. Entre ellos:

  • Para la depresión, antidepresivos de bajo costo y terapia cognitiva-conductista e interpersonal.
  • Medicamentos antipsicóticos de primera generación para la esquizofrenia.
  • Intervenciones breves de los servicios de atención primaria de salud en caso de consumo peligroso de alcohol.
  • Intervenciones farmacológicas y psicosociales para la dependencia del alcohol.
  • Programas comunitarios de rehabilitación para la atención de los niños y los adultos con discapacidades mentales.

La serie también identifica cinco barreras importantes al mejoramiento de los servicios de salud mental en países de ingresos medios y bajos:

  • La relativamente baja prioridad asignada a la salud mental en la agenda de salud pública y, como consecuencia, la escasez de financiamiento.
  • La complejidad de desinstitucionalizar y descentralizar los servicios de salud mental y la resistencia que generan estos procesos.
  • Las dificultades para incorporar los servicios de salud mental en los establecimientos de atención primaria de salud.
  • La escasez de trabajadores de salud capacitados en atención de salud mental.
  • La falta de una perspectiva de salud pública entre muchos expertos en salud mental.

A fin de superar estos problemas, Patel hizo un llamamiento a la creación de una “coalición mundial para la salud mental” que emprendería tres actividades centrales: formulación de una agenda sobre salud mental “con un marco de derechos humanos”, creación de una base de pruebas científicas para las intervenciones comunitarias y de atención primaria, y creación de capacidad para ampliar los servicios de salud mental. El mensaje fundamental de esta coalición debería ser “No hay salud sin la salud mental”, dijo Patel.

Maya Zecevic, editora principal para Norteamérica de The Lancet, dijo que la revista había publicado la serie especial para crear conciencia de que se ha desatendido a las personas con enfermedades mentales y para inspirar nuevas iniciativas de promoción entre los principales actores en todo el mundo.

Para recomendar este artículo a un amigo...
Entre el e-mail de su amigo:
 
Para enviar un comentario sobre este artículo a la editora:

 

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.