Información Pública

En breve con... Keith Carter
(Experto en Malaria de la OPS)


El Dr. Keith Carter, de la OPS. (Foto de Armando Waak/OPS)

Dr. Carter,
La Organización Mundial de la Salud lanzó en Washington esta semana la publicación Guidelines for the Treatment of Malaria. ¿Cuál es en su opinión el aspecto más relevante de estas directivas al tiempo que el sector salud lucha contra la malaria en las Américas y en el resto del mundo?

Estas directivas ofrecen a los expertos en la formulación de políticas el marco para el desarrollo de protocolos de tratamiento, tomando en consideración diferentes grupos de población de riesgo así como las capacidades de servicios en salud y las situaciones específicas de malaria de los respectivos países.

¿De qué manera pueden las Américas aprovechar con la mayor eficacia el uso de estas directivas de tratamiento, especialmente los países más afectados por esta enfermedad?

En las Américas, la mayor parte de los casos de malaria P. falciparum (el parásito más patógeno que ha desarrollado resistencia) acontece en la cuenca del Amazonas. Todos los países que comparten este área han tomado la decisión de usar ACT's y algunos ya están usando esto como su primera línea de tratamiento.

La OMS apoya el uso de una nueva línea de terapias combinadas basadas en derivados de la planta artemisinin. ¿En qué consiste esta terapia?

Artemisinin, también conocido como qinghaosu, es una sustancia extraída de las hojas de la Artemisia annua, usada en China por miles de años para el tratamiento de la fiebre. Ejerce una inusualmente amplia actividad contra parásitos asexuales.

Usted lleva años en la OPS luchando contra la malaria en las Américas. ¿Cómo evaluaría usted el desarrollo de la enfermedad en el hemisferio? ¿Qué tiene que pasar, en su opinión, para que llegue el día cuando se pueda declarar a las Américas una región libre de malaria?

Como resultado del programa de erradicación de la malaria iniciado en las Américas y a nivel mundial a finales de los años 1950, la transmisión fue eliminada de un número de países de las Américas; aunque estos se han mantenido libres de malaria, aún existe la necesidad de vigilancia para prevenir la re-entrada de la transmisión. Al mismo tiempo, un número de países endémicos han estado informando de reducciones en la transmisión y aunque algunos podrían apuntar hacia una eliminación de la transmisión en un futuro no muy distante, el hemisferio sólo puede declararse libre de malaria cuando se interrumpe transmisión después que las personas que viven en las áreas endémicas han tenido acceso a diagnósticos, tratamiento apropiado, intervenciones para prevenir la transmisión y suficiente cobertura de servicios de salud.

Para más información: .