Noticias e Información Pública
Comunicado de Prensa

La bebida causa problemas no sólo a los alcohólicos

Washington, D.C., 16 de marzo de 2005 (OPS)—El alcohol ocupa el primer lugar entre los riesgos para la salud en los países de las Américas -excepto en Canadá y Estados Unidos, donde ocupa el segundo lugar— según una publicación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Sin embargo, esto no se debe principalmente al "alcoholismo". El problema más grave es el exceso de consumo por las personas que solamente beben "socialmente", según el artículo "El problema de la bebida", publicado en el último número de la revista de la OPS, Perspectivas de Salud.

"El mayor error que se comete es pensar que el problema del alcohol es la dependencia del alcohol o alcoholismo –dice Maristela Monteiro, asesora regional de la OPS en alcohol y abuso de substancias–. En relación con la sociedad, la mayor parte de los problemas de salud pública provienen de las intoxicaciones ocasionales".

Es decir que muchos homicidios, accidentes de tráfico, suicidios, violencia, violencia doméstica, abuso o maltratos y descuido de los niños suelen ocurrir cuando las personas que no son alcohólicas ni dependientes del alcohol beben con exageración, explica. Estos problemas son, en su totalidad, más importantes para la salud pública que los resultantes de la dependencia.

El artículo señala que en Estados Unidos el alcohol es un factor que interviene en el 25% de las muertes de personas de entre 15 y 29 años. Los costos directos para el sistema de atención de salud del país ascienden a unos $19 mil millones; y para la economía estadounidense considerada en conjunto, esa cifra puede llegar hasta los $148 mil millones.

Los expertos indican que el alcohol afecta mucho más a los pobres porque ellos dedican una porción más elevada de sus ingresos a comprar bebidas alcohólicas; además, cuando tienen problemas de dependencia del alcohol, su acceso a los servicios es limitado, quizás pierdan el empleo y causan sufrimientos graves a la familia.

"Por todas estas razones, muchos expertos en salud pública consideran que en cada uno de los países de las Américas las políticas relacionadas con el alcohol deben ser de alta prioridad".

Las formas más eficaces de reducir el consumo general son el aumento de los precios y los impuestos al alcohol, además de la limitación de su disponibilidad; por ejemplo, reglamentar dónde puede venderse, a quiénes y por quién, a qué hora y qué días. Estas medidas de salud pública han demostrado su eficacia, pero suelen generar oposición por parte de los vendedores y la industria.

"Hay varios ejemplos que muestran que el cierre de los bares más temprano reduce tanto los accidentes como la violencia; esta medida se aplicó durante mucho tiempo en Europa, Estados Unidos, Canadá, y ahora en América Latina y en otros lugares", acota Monteiro.

Otra medida sumamente eficaz es aumentar la edad mínima para la compra de alcohol. El artículo señala que apenas un número pequeño de países han seguido el ejemplo de Estados Unidos, en donde la edad mínima es 21 años (antes era 18 años). La Administración Nacional para la Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) calcula que en Estados Unidos el aumento de la edad mínima para beber y comprar alcohol ha salvado 17.359 vidas desde 1975.

Este artículo también aborda medidas para disminuir los casos de personas que conducen después de haber bebido mucho. Según el documento de la Organización Mundial de la Salud, Global Status Report: Alcohol Policy ?citado en el artículo de Perspectivas de Salud? las medidas más eficaces contra el hábito de conducir después de haber bebido son las puestos móviles para comprobar la sobriedad, límites más bajos del contenido de alcohol en la sangre que se consideran aceptables, suspensión de la licencia y el requisito de "graduarse" de conductores que debe cumplir los principiantes.

Los expertos opinan que hace falta investigar más y tomar otras medidas para reducir la carga del alcohol en la salud pública. Como dice Monteiro, "quienes beben en exceso no sólo pueden acabar con su vida, sino que también perjudican y matan a quienes no beben".

La Organización Panamericana de la Salud fue creada en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de vida de su gente. La OPS es la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hoy en día, los 35 países de las Américas son Estados Miembros de la OPS. Francia, el Reino Unido de los Países Bajos y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte son Miembros Participantes. Portugal y España son Miembros Observadores y Puerto Rico es Miembro Asociado.

Para mayor información, b-roll y fotografías por favor comunicarse con , Area de Información Pública, tel. 202-974-3172.