Noticias e Información Pública
Comunicado de Prensa

Muere en Ginebra el Dr Lee Jong-wook, Director General de la Organización Mundial de la Salud

Washington, D.C., 22 de mayo de 2006 (OPS)—El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr Lee Jong-wook, murió en la mañana de hoy lunes en un hospital de Ginebra, donde fue ingresado en la tarde del sábado para someterse a una operación de extirpación de un coágulo sanguíneo en su cerebro. La muerte del Dr. LEE fue pronunciada a las 7:43 de la mañana de hoy, lunes.

Dr. Lee at PAHO
El Dr. Lee Jong-wook y la Directora de la OPS, la Dra. Mirta Roses. (Fotos Armando Waak/OPS)

La Dra. Mirta Roses Periago, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional para las Américas de la OMS, calificó como "devastadora, la repentina muerte de nuestro líder, colega y amigo. Comparto mi pesar con todos ustedes, con los colegas que hoy forman parte de esta organización y que antes formaran parte de ella, con los funcionarios y el personal de la OMS en toda la Región y el mundo, y me sumo a todos para expresar nuestras más sinceras y sentidas condolencias a la esposa y al hijo del Dr. Lee", dijo. La Dra. Roses, que precisamente se encuentra en Ginebra para asistir a la Asamblea Mundial de la Salud, ordenó que las banderas nacionales de los países miembros de la organización en la sede y oficinas de representación ondeen a media asta y que todo el personal en Washington, D.C. y en las 27 delegaciones nacionales observen hoy un momento de silencio en memoria del Dr. LEE.

El Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, dijo que "hoy el mundo ha perdido a un gran hombre. Lee Jong-wook fue un hombre de convicción y pasión. Fue una poderosa voz por el derecho a la prevención y a la atención en salud de cada hombre, mujer y niño, y fue el defensor de las causas de los más pobres. Se enfrentó cara a cara con los problemas más difíciles mientras al mismo tiempo mantuvo los más altos principios. Será echado de menos enormemente y la historia se encargará de recordar las muchas contribuciones del Dr. LEE a la salud pública".

Natural de la República de Corea, el Dr. LEE fue elegido Director General de la OMS en el 2003 por un término de 5 años. Hasta que se realicen nuevas elecciones, el Dr. Anders Nordstrom, Director General Asistente de la OMS para Dirección, será la cabeza en funciones de la Organización.

Como Director General, el Dr. LEE lideró los esfuerzos mundiales contra la influenza aviar así como los preparativos contra una posible pandemia de influenza entre humanos. Acentuando las devastaciones sanitarias, sociales y económicas a las que dieron lugar las históricas pandemias de influenza, el Dr. LEE subrayó repetidamente que cada líder de cada gobierno debería asegurarse que su país tuviera desarrollado un plan nacional de preparación pandémica. Él personalmente se reunió con muchos jefes de gobierno, incluidos el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, de Francia, Jacques Chirac, y de China, Hu Jintao.

Previo a su trabajo como Director General de la OMS, el Dr. LEE ejerció liderazgo mundial en la lucha contra dos de los más grandes desafíos para la salud y el adelanto internacional, la tuberculosis y el desarrollo de vacunas para enfermedades infantiles prevenibles. Desde su nombramiento como director del departamento Alto a la TB de la OMS en el 2000, y en base a su experiencia previa como jefe del Programa Global de Vacunas e Inmunización, el Dr. LEE rápidamente edificó lo que internacionalmente se reconoce como una de las sociedades globales público-privadas de salud más dinámicas y exitosas, la Estrategia Global Alto a la TB. De acuerdo al periódico The Boston Globe, el Dr. LEE llegó con las habilidades políticas y de liderazgo requeridas para sumar y lograr consensos, encabezando para ello una extraordinaria y compleja coalición de más de 250 socios internacionales que incluye a todos los países miembros de la OMS, donantes, organizaciones no gubernamentales, sector privado y fundaciones.

Dr. Lee at PAHO

El trabajo del Dr. LEE en materia de control de la tuberculosis y en vacunas puso de manifiesto su personal enfoque estratégico en intervenciones de salud tendentes a la reducción de la pobreza. Al acelerar los pasos para alcanzar objetivos mundiales de inmunización, incluida la erradicación de la polio, y articulando el progreso hacia las metas globales para el control de la TB, el Dr. LEE lideró los esfuerzos que contribuirán sustancialmente al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Poco después de su nombramiento en la Estrategia Alto a la TB, el Dr. LEE lanzó la Global Drug Facility (GDF) – una nueva iniciativa para incrementar el acceso a medicamentos contra la TB, con notables soportes financieros de parte de varias agencies multilaterales, gobiernos y fundaciones. La GDF ya ha tenido un impacto significativo, y crecientemente es vista como un modelo a seguir para aumentar el acceso a medicamentos para otras enfermedades de la pobreza, como la malaria o el VIH/Sida.

Su compromiso a la acción y enfoque en los países logró que lo que al final cuentan son los resultados, algo que ya se empezó a evidenciar en él desde los inicios de su carrera. Como jefe de las iniciativas de erradicación de la polio en la región del Pacífico Oeste entre 1990 y 1994, el Dr. LEE atestiguó una reducción de los casos regionales registrados de polio de 5963 a apenas 700.

En 1994 el Dr. LEE fue destinado a la sede central de la OMS en Ginebra como director del Programa Global de Vacunas e Inmunización (GPV) y como Secretario Ejecutivo de la Iniciativa de Vacunas Infantiles, una campaña global de canalización de esfuerzos para el desarrollo de vacunas nuevas y mejoradas para niños. El Dr. LEE estableció rápidamente una reputación de líder visionario y de sólido manager. Llamado "Zar de las Vacunas" de la OMS por la revista Scientific American en 1997, el Dr. LEE fue responsable de una serie de desarrollos estratégicos dentro de la GPV que incluyeron un acceso abierto en los trabajos con la industria, una revisión de la misión de la GPV a corto, medio y largo plazo, un incremento en la financiación de $15 millones a casi $70 millones entre 1994 y 1998, así como reformas de administración para asegurar la máxima competencia técnica posible del personal y para incrementar la proporción de mujeres en puestos profesionales.

En 1998 y habiéndose unido al gabinete recientemente formado, como Asesor Veterano sobre Políticas del Director General de la OMS, el Dr. LEE estuvo íntimamente envuelto en los procesos de reforma de la OMS, y mantuvo un firme compromiso de apoyo a los países mediante el fortalecimiento de las estructuras regionales y nacionales de la Organización. Como Representante Especial del Director General, se hizo responsable de varias iniciativas cruciales en la OMS.

Probablemente nadie supo tanto de la OMS como el Dr. LEE, especialmente luego de 20 años en posiciones técnicas, de dirección y políticas a todos los niveles de la Organización (país, región y sede central). Comenzó su carrera en la OMS en 1983 como consultor sobre lepra en el Pacífico Sur, y un año más tarde fue nombrado líder de equipo para el control de la lepra en el Pacifico Sur. En 1986 fue destinado a la Oficina Regional del Pacífico Oeste, con sede en Manila, inicialmente en el Programa Regional de Control de la Lepra y, más tarde, como Asesor Regional de Enfermedades Crónicas.

Desde que el Dr. LEE tomó riendas como Director General, la Organización logró notables hitos en salud pública, ratificando la Convención Marco para el Control del Tabaco (el primer tratado de salud pública negociado por la OMS), adoptando un conjunto revisado de Regulaciones Internacionales de Salud, y liderando la respuesta de salud a la influenza aviar, el Tsunami asiático o el terremoto de Pakistán.

El Director General presentó varias publicaciones clave para promover una respuesta sustancial ante algunos de los más grandes desafíos mundiales en salud, y con particular importancia los reportes anuales Informe Mundial de la Salud, que se han centrado en la brecha al tratamiento por SIDA (2004); la carga de sufrimiento y muerte de mujeres embarazadas y niños, con un llamado a que "toda madre y niño cuentan" (2005); y un compromiso para responder a la crisis de los trabajadores de la salud en la mayoría de los países en desarrollo (2006). El reporte para el 2007 se centrará sobre la temática de la salud y la seguridad, y enfatizará la relación entre salud, paz y seguridad humana.

Antes de entrar en la OMS, el Dr. LEE trabajó durante dos años en el LBJ Tropical Medical Centre, en American Samoa.

Dr. Lee at PAHO

Nacional de la República de Corea, el Dr. LEE obtuvo su doctorado en Medicina (MD) por la Medical School of Medicine de la Seoul National University, y una Maestría en Salud Pública por la School of Public Health de la University of Hawai.

El Dr. LEE nació en 1945. Deja esposa y un hijo, dos hermanos y una hermana, y sus respectivas familias.

Pocos días antes de su muerte, el Dr. LEE explicó al personal de su oficina su visión de "acceso universal" mientras trabajaba en la elaboración de su próximo discurso ante la Asamblea Mundial de la Salud. Dijo que "no se puede dar un nivel de confort" en la lucha contra el VIH. Debemos mantener la presión para asegurarnos que la prevención, el tratamiento y el cuidado están enlazados y trabajando bien. Un resultado clave de la estrategia "3 por 5" fue un compromiso a la universalidad en el acceso a tratamiento en el 2010. Pero, ¿qué significa acceso universal? Para mí, esto significa que nadie debería morir porque no puede obtener los medicamentos. Significa que nadie dejará de hacerse la prueba, ser diagnosticado, recibir tratamiento y ser atendido por falta de clínicas".

El Dr. LEE supo escuchar muy bien. Habló con máximos líderes, pero en todos sus viajes por el mundo siempre buscó la opinión de las personas comunes y corrientes para preguntarles sobre sus vidas. De esta manera callada, él escuchaba a un campesino, a un tendero de mercado, a una enfermera, o a un escolar para aprender de ellos. Sus historias y sus fotografías con ellos frecuentemente servían de apoyo central a sus pronunciamientos públicos sobre políticas mundiales de salud pública.

Subrayando el reconocimiento a su papel, el Dr. LEE fue invitado por el presidente Vladimir Putin, de Rusia, a hablar ante la Cumbre G8 en julio del 2005 en San Petersburgo, donde la lucha contra las enfermedades transmisibles fue uno de los tres grandes temas de la agenda.

El Dr. LEE puso en otro nivel la lucha contra las enfermedades transmisibles, particularmente la amenaza de una pandemia de influenza. Su mensaje fue sencillo: "Prepárense para una pandemia ahora, antes que sea demasiado tarde". Los líderes del mundo lo escucharon y actuaron. Debido a su convicción, el mundo está hoy preparado para una pandemia de influenza como nunca antes lo ha estado en la historia.

En su primer discurso al personal de la OMS como Director General, el Dr. LEE prometió que la OMS haría lo correcto en los lugares adecuados. Para él, estos lugares eran los países que más necesitaban del apoyo de la OMS. En sus casi tres años como Director General, el Dr. LEE viajó a más de 60 países para visitar los programas de salud y las poblaciones a los que estos servían, y para reunirse con personas clave en la toma de decisiones. Viajaba con gran rapidez a sitios donde su liderazgo era requerido urgentemente para evaluar inmediatamente las necesidades de salud. Tales fueron los casos tras el tsunami del Océano Índico, el terremoto del sudeste asiático o la región de Darfur, en Sudan, por ejemplo.

El Dr. LEE consideraba el trabajo en la OMS como una responsabilidad enorme para sus 192 estados miembros y para las necesidades de salud de sus pueblos. Reformó la OMS para asegurarse que la entidad mundial lograría suplir estas necesidades de una manera más eficiente, y mantuvo un vigoroso enfoque para reclutar y retener a personas con las capacidades adecuadas. Insistió en una rigurosa estrategia financiera que redujera el gasto en la sede central y pusiera más en los países con las mayores necesidades de recursos. Esto implicaba tomar decisiones duras, pero él las tomó sin vacilar.

Prefirió liderar con el ejemplo. Vivió una vida sana y abrazó Suiza hasta el final. Le encantaba esquiar, montar en bicicleta de montaña, y pasear. Se paraba en la ventana de la oficina e invitaba a otros a que miraran junto a él, reflexionando sobre la belleza de los lagos, las montañas, y las colinas de su alrededor. Durante las horas del almuerzo en la OMS a menudo tomaba paseos por los jardines, o montaba en bicicleta por los senderos. Disfrutaba compartiendo una buena comida y degustando un buen vino. También fue un ejemplo para las Naciones Unidas, con estrictas reglamentaciones contra el uso del tabaco y la conversión del parque de automóviles de la OMS en coches más pequeños y medioambientales, con uso mixto de gasolina y electricidad.

El Dr. LEE tenía una amplia gama de intereses intelectuales, con un gran apetito por aprender y con una extraordinaria memoria. A menudo sorprendía a la gente con una cita exacta del libro que estaba leyendo o que había leído hacía años, y su implicación con situaciones de actualidad. En momentos tranquilos le gustaba mucho escuchar música clásica, ir al teatro, leer a Shakespeare o a otros grandes de la literatura. Su lengua materna era el coreano, pero hablaba con fluidez el inglés, francés y japonés.

Será recordado con un gran cariño. A menudo solía emplear sorpresivamente el humor, ya fuera para relajar a sus interlocutores, para desenredar una situación compleja, o simplemente para hacer reír a sus amigos con sus astutas observaciones.

El Dr. LEE fue el primer coreano en liderar una agencia de Naciones Unidas. Comenzó su periodo de 5 años como Director-General de la OMS el 21 de julio del 2003. Tenía 61 años.

Mensajes de condolencia y pésame pueden ser enviados a la dirección DrLee-tribute@who.int.

Para mayor información, b-roll y fotografías por favor comunicarse con , Area de Información Pública, tel. 202-974-3459, fax 202-974-3143.