Noticias e Información Pública
Comunicado de Prensa

Hacia el fin de la malaria en América Latina y el Caribe

"No hay razón objetiva para que no se le pueda ganar a la malaria"

Dr. Keith Carter

Hablamos con...
Dr. Keith H. Carter
Asesor Regional de la OPS en Malaria

Dos asuntos principales le vienen a la cabeza al Asesor Regional de la OPS en asuntos de malaria en estos días previos a la 47 edición del Consejo Directivo de la entidad panamericana en Washington, D.C. mientras que junto a miembros de su equipo de colaboradores, el Dr. Keith Carter pone los últimos toques para el próximo lanzamiento oficial del Plan Estratégico Regional de la OPS contra la Malaria. El primero de estos pensamientos es que los esfuerzos realizados por los países en América Latina y el Caribe para responder al desafío planteado por la malaria en las últimas décadas han dado extraordinarios resultados y que, por ello, la incidencia de la enfermedad ha experimentado en años recientes una sobresaliente reducción tangible de casos. Pero para el Dr. Carter, el hecho de que la malaria sea una enfermedad prevenible y curable, hace inaceptable entretener siquiera la idea de bajar la guardia y el compromiso contra esta enfermedad. Aún hoy día, la malaria es endémica en 21 países del hemisferio.

Dr. Carter, los ministros de Salud de las Américas llegan este fin de mes de septiembre a la sede regional de la OPS en Washington, D.C. para asistir al 47 Consejo Directivo de la Organización. Aprovechando la presencia de estas delegaciones, ¿cuál sería el principal mensaje que les querría transmitir en nombre de la OPS, en base a lo que queda por hacer, para dar una respuesta final a la malaria en la Región?

Creo que es oportuno destacar en primer lugar que la mera presencia de los ministros de Salud de todos los Estados Miembros de la OPS para asistir al Consejo Directivo de la organización es de por sí un extraordinario logro. Esta presencia colectiva y regional, sin duda pone de relieve y denota una realidad no por conocida menos importante: que la enfermedad no conoce fronteras. El reto de la salud para todos no depende directa o enteramente de lo que se haga en este o en aquel país, y tampoco de lo que realice esta o aquella agencia o entidad. En ocasiones, que son muchas, la respuesta contra la enfermedad depende también en buena parte de lo que se acuerde en términos de claros compromisos políticos en el accionar de la salud pública desde la perspectiva de la acción programática y estratégica de gobiernos e instituciones. En relación al desafío sobre la salud que la malaria le viene planteando desde hace décadas a la Región de las Américas, es de rigor transmitir a estos ministros un mensaje por un lado de apoyo por los éxitos alcanzados en sus respectivos países. Por otro, hemos de comunicar un sentimiento de esperanza; de esperanza fundada en las prometedoras cifras a la baja de la enfermedad; y esperanza en que se reinyecte de ímpetu la determinación de todos para que juntos podamos celebrar en un futuro más cercano que lejano que llegue el día en que los países y la región puedan declararse oficialmente libres de malaria. Se logró con la polio y con otras enfermedades. No hay razón objetiva para que no se le pueda ganar a la malaria.

Pero para que eso suceda en la Región ¿pueden aún pasar muchos años, incluso décadas?

Nosotros en la OPS no podemos predecir el futuro, pero sabemos muy bien que la mejora de la salud pública no es cosa de un día ni de dos. Es un asunto que demora años y hasta décadas. Los pueblos de esta y de otras regiones deben esperar en unos casos a que la ciencia y la medicina logren descubrimientos de terapias y medicamentos capaces de evitar, superar y/o controlar la expansión de la enfermedad. En otros casos, las vacunas y las terapias con fármacos están ya a disposición de los gobiernos y de la sociedad. Sin embargo, dinámicas específicas, carencias y falta de capacidad, limitaciones y otras circunstancias diversas hacen que las tareas de prevención o la cura no lleguen a todos con la debida fuerza y efectividad. La falta de equidad es una epidemia latente en América Latina y el Caribe.

¿Cómo se puede entonces avanzar con los puntos de la agenda pendiente?

El avance en salud no es un paradigma ni un ideal. El avance es algo concreto que se construye hoy, cada día, y en salud es el que marcan con su abnegada vocación y sacrificio todos los trabajadores del sector en las Américas. Es a ellos a quienes este año se ha dedicado el Día Mundial de la Salud. Desde la panorámica de la OPS, una de las muchas acciones a las que podemos y estamos dando desarrollo desde el programa contra la malaria de la oficina regional es asegurarnos que haya reciprocidad entre las declaraciones y las acciones. En otras palabras, que los compromisos adoptados por todos los países logren mantener su ímpetu y se apliquen de verdad sobre el terreno con eficacia y efectividad. Que su huella se deje sentir en nuestras ciudades, en nuestros pueblos, en nuestras comarcas y territorios, y muy especialmente sobre las poblaciones y grupos más vulnerables en contraer enfermedades como la malaria.

¿Es eso lo que se pretende con el próximo lanzamiento por la OPS del Plan Estratégico Regional sobre Malaria 2006-2010?

Ese es, sin duda, uno de los objetivos a perseguir por el Plan. Pero es sólo uno, insisto. El nuevo Plan Estratégico Regional de la OPS contra la Malaria 2006-2010 responde precisamente al compromiso adoptado en este sentido por los delegados asistentes al 46 Consejo Directivo de la OPS celebrado en Washington, D.C. en septiembre del año pasado. También como Región y con el apoyo y la capacidad de la OPS, podemos trabajar al unísono para, analizando el pasado, ir definiendo paso a paso el presente. Ambos nos dan muy buenas pautas de cara a trabajar por el futuro hoy. En este sentido, hay que subrayar la extraordinaria reducción de la incidencia de malaria en el conjunto de los países que integran la América Latina y el Caribe. Tan sólo en los últimos años, esta incidencia pasó de 1.150.103 casos y 348 muertes en el año 2000 a 882.361 casos y 156 muertes en el 2004. En otras palabras, los logros se pueden circunscribir a un descenso de la incidencia del 23% aproximadamente, y a una reducción de la mortalidad por malaria que ronda el 55%.

Pero como usted ha indicado recientemente, esta enfermedad aún es endémica en 21 países de nuestro hemisferio.

Lo es. De ahí que necesitemos formular un Plan renovado para dar ese ímpetu a esta carrera que le estamos ganando a la malaria. Un Plan que, basado en la evidencia de los últimos años, subraye, promueva, oriente y guíe las metodologías terapéuticas y de prevención para continuar reduciendo la carga de enfermedad. Muchos países han logrado un progreso indudable contra la malaria con una significativa reducción y hasta eliminación de su presencia en grandes áreas de sus territorios nacionales. Otros países están siguiendo muy de cerca a los que llevan el liderazgo. Y quedan otros que aún denotan dificultades y no alcanzan todavía las metas y objetivos establecidos. Pero cabe recordar algo fundamental: la malaria es una enfermedad prevenible y curable. En nuestro hemisferio se ha llegado a un punto en el que podemos declarar que cada 24 horas que pasan se ve más cerca el día de su eliminación.

Por último, Dr. Carter, ¿en qué momento se encuentra la respuesta regional contra la malaria?

Hemos llegado a un punto en América Latina y el Caribe en el que la salud pública está librando una batalla decisiva contra la malaria. Esta batalla se está ganando con determinación, con unidad, con un enfoque moderno y con políticas valientes y decididas. Y así deberá ser en adelante. Hoy más que nunca, esta lucha se libra ganándole terreno a los imperios de la inequidad. Nuestra estrategia solo tiene un plan: contra la malaria, por la salud de las Américas.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Para mayor información, b-roll y fotografías por favor comunicarse con , Area de Información Pública, tel. 202-974-3699, fax 202-974-3143.