Hospitales Seguros
Centro de prensa — Comunicados de prensa - RADIOnoticias - Perspectivas de Salud - OPS Ahora - Material de video - Fotografía - Contactos 

Trabajando por la Salud
Día Mundial de la Salud
7 de abril

Working For Health
World Health Day 2006
April 7

Travailler pour la Santé
Journée mondiale de la Santé
7 avril

Trabalhando para a saúde
Dia Mundial da Saúde
7 de abril

Trabajadores de la Salud: Héroes de todos los días

Entrevista con...
Dr. Charles Godue
Jefe de la Unidad de Recursos Humanos en Salud
Organización Panamericana de la Salud


"Nuestra región no tiene los problemas de África con un déficit global de recursos humanos en salud, pero tenemos muchas Áfricas dentro de nuestros países. Esta situación tiene que cambiar".  (Foto Armando Waak/OPS)

El Doctor Charles Godue fue nombrado en febrero del 2003 jefe de la Unidad de Recursos Humanos para la Salud de la Organización Panamericana de la Salud, institución en la que lleva vinculado profesionalmente desde 1991. Godue nació en la ciudad de Granby, en Québec (Canadá), y obtuvo su licenciatura médica por la Universidad de Sherbrooke en 1976. Dos años más tarde, el Dr. Godue viajó a Guatemala para trabajar como médico voluntario dentro de un equipo multidisciplinario en una comunidad rural Maya. Allí ofreció servicios de atención primaria en salud, formó a trabajadores de salud comunitaria y movilizó a las comunidades para la defensa de sus derechos sociales y económicos.

A su regreso a Canadá en 1981, el Dr. Godue persistió en su determinación de trabajar en el campo de la salud pública, realizando una especialización en medicina comunitaria en el Hospital General de Montreal y obteniendo una maestría en Ciencias en el Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de McGill, en Montreal. En 1989 ocupó el puesto de director asistente del Departamento de Salud Comunitaria de Montreal del Este.

En la actualidad, el Dr. Charles Godue está coordinando todas las acciones de Recursos Humanos en Salud a nivel panamericano dentro de la OPS y en esta capacidad conversamos con él respecto al Día Mundial de la Salud 2006 que se celebra el próximo 7 de abril y cuya temática central está dedicada a las contribuciones y los muchos desafíos de los trabajadores de la salud de las Américas y del resto del mundo.

Dr. Godue, ¿qué implica el término Recursos Humanos en Salud?
Los Recursos Humanos en Salud se han entendido tradicionalmente en su vertiente aplicada a la formación. Sin embargo, los profundos cambios, incluyendo los procesos de descentralización que han acontecido en América Latina, nos han traído una agenda mucho más compleja que demanda, en contraparte, una reestructuración dinámica del campo de recursos humanos para dar respuestas a circunstancias y problemas reales y diversos. A los antiguos desafíos de competencia de los trabajadores de la salud se suman preocupaciones con su motivación y desempeño, con sus condiciones de trabajo y sus modalidades contractuales, con su movilidad interna y externa, y la relación fundamental entre estos aspectos y la calidad de la atención y la salud de nuestras poblaciones.

Este año, el Día Mundial de la Salud está dedicado a los trabajadores de la salud. ¿En qué contexto se sitúa este enfoque especial y por qué este año?
En el contexto global, asistimos en los últimos años a un consenso creciente entre las agencias internacionales de desarrollo sobre la existencia de una verdadera crisis de los recursos humanos en salud, crisis que reviste diferentes expresiones en los distintos continentes. El término crisis comunica una noción de impasse, de imposibilidad de alcanzar determinados objetivos de salud y de desarrollo sin cambios mayores en materia de recursos humanos en salud. La dedicación del Día Mundial de la Salud al tema de los trabajadores de salud busca precisamente resaltar la centralidad del tema para el desempeño deseado de los sistemas de salud.

¿Se trata ahora de dar un realce especial a todos los proveedores de la salud, por ser estos un elemento clave en la entrega de los servicios de salud?
Así es. Se trata de eso y de mucho más. Muchas veces en las instituciones responsables de la salud pública enunciamos grandes políticas y programas, pero nos hemos olvidado de los recursos humanos encargados de su eficaz implementación.

¿Cómo se puedo lograr esto?
Hoy por hoy eso demanda una dinámica intensiva de diálogo y de concertación entre todos los actores y sectores relevantes, incluyendo la propia ciudadanía. El liderazgo de la autoridad sanitaria nacional es una condición indispensable a este proceso.

¿Tiene que ver en esto la infraestructura educativa existente para la formación de los trabajadores de la salud de nuestros países?
Absolutamente. Un socio indispensable de cualquier intento de planificación, en su sentido más amplio, cuantitativo y cualitativo, del recurso humano en salud es el sector académico. Pero esto implica que las instituciones académicas tengan un compromiso declarado y real con la salud y el bienestar de nuestras poblaciones, con las condiciones concretas en las cuales viven y trabajan, y con la equidad. En este momento, el sector educativo en América Latina se encuentra tan fragmentado como el propio sector salud; las fuerzas del mercado determinan en gran medida sus opciones básicas y, por lo tanto, la escasa concertación necesaria entre los dos sectores es de impacto mínimo o nulo. El resultado es de conocimiento público: somos la única región del mundo que cuenta con más médicos que enfermeras calificadas; los médicos especialistas son la norma, concentrados en las grandes ciudades. Asistimos a una explosión de ofertas con una regulación muy pobre. Estas situaciones hacen que las necesidades no puedan ser atendidas.

¿Se está produciendo un cambio para revertir esta situación?
En eso estamos trabajando. El nuevo lenguaje que se está hablando sobre recursos humanos en salud ha emergido como contrapeso a las reformas de los 90, donde ahora se está evaluando muy seriamente el papel central de los ministerios de Salud en las sinergias que se deben producir con otros sectores como son educación, trabajo, finanza, y otros actores como son las asociaciones profesionales y las organizaciones de los trabajadores de la salud, por ejemplo. La pregunta clave es cómo lograr una fuerza y una voluntad de tracción para compaginar todo esto, para convocar a una acción concertada que atienda esta agenda general, sabiendo respetar y calibrar con acierto las características locales y nacionales.

¿Y se puede hacer esto desde una perspectiva panamericana?
El panamericanismo puede convertirse en una fuerza real de cambio, al poner en evidencia necesidades y carencias comunes a los países de la Región, o problemáticas interdependientes. El ámbito multilateral es importante, porque implica una concientización y un aprendizaje colectivos, promueve reglas de juego compartidas y demanda compromisos nacionales de acción. Las posibilidades de acción son múltiples, e irán intensificándose en los próximos años, al igual que la solidaridad en salud. O las autoridades nacionales de salud se toman el tema seriamente, o asistiremos a un incremento sostenido de la conflictividad en el sector.

¿Es aquí donde entra en acción la OPS?
La OPS ha jugado un papel importante al lanzar en 1999 la Iniciativa de los Observatorios de Recursos Humanos en Salud, en Santiago de Chile. En muchos países, los Observatorios pasaron de unas funciones iniciales de información y de análisis para convertirse en un espacio o foro de discusión y de priorización de los problemas que confrontan los recursos humanos. En la sexta reunión regional de los Observatorios realizada en Brasilia en noviembre del 2004 surgieron entre los jefes de personal de los ministerios de Salud presentes los elementos de una agenda común. Toda esta discusión permitió una evolución que nos llevó a la Reunión Regional de Toronto (Canadá) en el 2005 para entender una lógica esencial que decía: ordenémonos. Fue allí, en Canadá, que de lo específico se dio paso a un consenso alrededor de cinco grandes desafíos que estructuran las voluntades de acción y de cooperación. El producto fundamental de la Reunión fue un Llamado a la Acción para una Década de Recursos Humanos en Salud para las Américas, que coincide con el periodo para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2015).

¿Será la OPS la encargada de liderar este esfuerzo de concertación?
La OPS empodera actores y procesos, promueve valores y principios, y contribuye a la aparición de nuevos discursos y posibilidades de acción. Esta es sin duda una responsabilidad muy grande, un poder que hay que usar con mucha cautela y respeto, ya que la lógica vertical no tiene más sentido. Todos los profesionales y expertos que se citaron en Toronto en el 2005 afirmaron esa voluntad común de convergencia y reconocieron la existencia de una ventana de oportunidad única para acelerar el paso, manifestada por el Día Mundial de la Salud 2006, por el alineamiento coyuntural extraordinario entre actores globales, regionales y nacionales sobre la importancia de los recursos humanos en salud.

¿Por qué una década y no un quinquenio?
La Década de los Recursos Humanos en Salud no es solamente o principalmente un mensaje simbólico. ¿Por qué una década? Algunos lo plantean en contrapeso a la década perdida de los recursos humanos en salud de los 90; más fundamentalmente, y en esto la OPS coincide con la Fundación Rockefeller, la magnitud de la crisis actual requiere una inversión sostenida de esfuerzos en materia de recursos humanos. Tenemos que reconocer que muchos de los procesos de desarrollo de recursos humanos tienen efectos a mediano o largo plazo. Y necesitamos construir un mayor nivel de liderazgo y de institucionalidad en este campo para asegurar continuidad de las políticas y generar efectos. Estos son procesos que llevan mucho tiempo para lograr objetivos.

¿Qué le gustaría ver al final del camino?
El camino nunca termina, pero mi sueño para el 2015 está entroncado en los 100 millones de excluidos en los sistemas básicos de salud de América Latina y el Caribe. Nuestra región no tiene los problemas de África con un déficit global de recursos humanos en salud, pero tenemos muchas Áfricas dentro de nuestros países. Esta situación tiene que cambiar.

Muchos expertos han criticado la existencia en nuestra región de enfermedades perfectamente curables pero que siguen matando por la carencia de atención.
La reflexión que nos toca a todos hacer es por qué tenemos la perversión en los países con menos recursos de invertir en lo más caro. Yo creo que a menos recursos, más disputa por los mismos. El resultado de todo ello es dejar desatendida a la población que requiere de nuestros servicios de atención sanitaria.

Se están dando notables giros en muchos países de la región. ¿Qué incidencia puede tener este cambio para el desafío y los retos en recursos y en salud que está planteando?
El continente está en un marcado proceso de transición. Con diferentes grados, los resultados de los procesos electorales recientes señalan una visión reforzada del rol del Estado como ente redistributivo, y una agenda social más ambiciosa. Esta situación plantea un reto para la OPS, y más específicamente en el campo de los recursos humanos, para interpretar adecuadamente el significado de los acontecimientos y adecuar las estrategias de cooperación. Quizás el enfoque predominantemente técnico que caracterizó la cooperación en el entorno complejo y adverso de los años 90 debe ser revisado. Ciertamente, la cooperación entre país adquiere una nueva dimensión y potencialidad en este contexto, y tenemos que repensar nuestro rol y forma de actuar.

¿Es este un cambio que se está dando también al corazón de la OPS?
En los años 90 hubo un proceso y una actitud en mi juicio reactivas. El enfoque de la OPS fue mucho más técnico y prudente, con propuestas modestas. Las condiciones emergentes en la Región a partir del año 2000 y el discurso de la nueva directora de la Organización Panamericana de la Salud, la Dra. Mirta Roses Periago, con un mensaje claro y enérgico sobre la salud para todos y la importancia de la atención primaria de salud, nos ofrecen un escenario promisorio y estimulante.

Ya estamos en el 2006, a falta de 10 años para la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. ¿Podrán estos cambios ganar la batalla del tiempo?
Yo siento que hay un cambio cualitativo. Nuestro papel debe de ser el llegar a una coalición de voluntades. Yo siento que el pulso en la región está cambiando y esto nos estimula porque sabemos que los recursos humanos en salud van a ser potenciados. Este es un momento fascinante porque abre las puertas a propuestas de planificación de recursos humanos basadas en las necesidades de salud de nuestros pueblos, y esto es fundamental para el logro de los compromisos adquiridos por la comunidad internacional. Creo que tenemos que recentrar colectivamente nuestros valores, y pasar del laissez-faire a una planificación flexible y participativa orientada por las necesidades de salud de la población y por la equidad, pasar del credencialismo a la educación transformadora, pasar de la precariedad al trabajo decente y productivo.

¿Pasar de la retórica a la acción?
La directora de la OPS Mirta Roses dijo en los primeros días de su nombramiento hace tres años que uno de los desafíos principales de la organización era su flexibilidad, su des-burocratización. Yo ahora entiendo mejor esta idea. La des-burocratización no se limita o quizás no consiste principalmente en agilizar los procesos administrativos de la Organización, sino en transformar los esquemas mentales con los cuales cooperamos. Como dice la cantante, todo cambia; y para acompañar los cambios en la Región, el momento es a la creatividad y la innovación.

(por José A. Carnevali, Oficina de Información Pública, OPS)

Nota de la redacción:

El Día Mundial de la Salud estará dedicado este año a celebrar los recursos humanos en salud, nuestros héroes de todos los días. Se trata de un sector que sólo en las Américas suma más de 7 millones de personas. Para obtener más informaciones, visitar la página de la OPS sobre el Día Mundial de la Salud 2006, y el Observatorio de Recursos Humanos en las Reformas Sectoriales en Salud.

Otros enlaces de interés:

Volver a la página inicial del Día Mundial de la Salud 2006

Para obtener más información acerca de los eventos de la OPS, llame el Area de Información Pública e-mail: publinfo@paho.org.

Regional Office for the Americas of the World Health Organization
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.