Programa Regional de Eliminación de la Rabia Humana
y Canina en América Latina
.
 
   
 

























Introducción

Al comienzo de la década de los 80 los países de la Región de las Américas, apoyados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se comprometieron a eliminar la rabia humana transmitida por perro (ver documento). La meta establecida por la OPS, aprobada mediante un referéndum por los países de la Región, fue la eliminación de la rabia humana. Esta enfermedad fue transmitida por perro inicialmente en las principales ciudades y posteriormente en toda la Región, para el año 2005. Uno de los mandatos de la OPS y una de las prioridades de la Unidad de Salud Pública Veterinaria (DPC/VP) es apoyar a los países en la eliminación de la rabia humana y canina.

Los países apoyados por la OPS vienen realizando grandes esfuerzos para alcanzar esta meta, los cuales han tenido bastante éxito. Se debe indicar que en los últimos 20 años el número de casos de rabia humana ha disminuido considerablemente en la Región. En 1982, se disminuyó de 355 casos a 30 en el año 2003, esto representa una reducción de 91% en las defunciones por esta enfermedad. En los últimos años, el perro fue la fuente de infección del 70% de los casos notificados. La rabia en perros sigue la misma tendencia de reducción. En los últimos 20 años se redujo en un 93% y en 2003 fueron notificados 445 casos en toda la Región.

Esta significativa disminución fue posible gracias a las acciones conjuntas realizadas por los gobiernos de los países de la Región, con el apoyo de la OPS. Los países, han concentrado esfuerzos en el fortalecimiento de los programas nacionales para la implementación de las acciones tradicionales de control. Esas acciones son principalmente la vacunación canina, la atención a las personas agredidas y la vigilancia epidemiológica. En América Latina, cada año son vacunados cerca de 42 millones de perros, aproximadamente 1 millón de personas son atendidas por riesgo de contraer la enfermedad, de los cuales un 30% son tratamientos post-exposición. Más de 100 laboratorios integran la red de diagnóstico de rabia.

También componen este conjunto de medidas: la supervisión en el uso de vacunas y otros productos biológicos de calidad e inocuidad reconocida, la promoción para la formación de redes de laboratorios de diagnóstico conformadas por los centros colaboradores de la OPS y la utilización de estrategias de comunicación social para las acciones preventivas.

El Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA) mantiene un Sistema Regional de Vigilancia Epidemiológica para la Rabia (SIRVERA) (ver documento) que se inició en la década de los 70. Estos datos han sido una importancia fundamental para el análisis de la situación epidemiológica de la rabia en la Región y la definición de estrategias de control. Además, ésta información es complementada por la encuesta bianual para la Reunión de Directores Nacionales de Programas de Rabia (REDIPRA) (ver documento). La Organización Mundial de la Salud (OMS) también mantiene un sistema de información para la rabia (RABNET) (www.who.int). Estas distintas bases de información permiten un buen análisis general de la rabia en la Región y a nivel de países.

Las acciones de control para la eliminación de la rabia son conocidas y las estrategias adoptadas mostraron ser eficientes y accesibles. Actualmente se dispone de vacunas de buena calidad, tanto de uso humano como animal, y pruebas de diagnóstico sin alto costo. El control de la rabia debe ser una prioridad, pues con los recursos disponibles en la actualidad, no es admisible convivir con la muerte de personas por causa de la rabia, principalmente la transmitida por perro.


 

Unidad de Salud Pública Veterinaria
Área de Prevención y Control de Enfermedades

Organización Panamericana de la Salud (OPS)
Organización Mundial de la Salud (OMS)
Diseño Gráfico: INPPAZ/OPS-OMS