Noticias e Información Pública
Comunicado de Prensa

Tres millones de recién nacidos podrían sobrevivir con atención de bajo costo

Washington, D.C., 3 de marzo de 2005 (OPS)—Una serie de nuevas investigaciones sobre supervivencia de recién nacidos ha comprobado que 3 de las 4 millones de estas muertes que ocurren cada año en el mundo podrían prevenirse.

Estos trabajos—publicados en la revista científica The Lancet—indican que los bebés podrían sobrevivir si tanto ellos como sus madres tuvieran acceso a cuidados de salud de bajo costo como vacunación contra el tétanos, amamantamiento exclusivo, parto seguro o tratamiento con antibióticos frente a algunas enfermedades.

Un panel de expertos presentó esta información hoy en el National Press Club de Washington, D.C., entre ellos la Dra. Carissa Etienne, subdirectora de la Organización Panamericana de la Salud.

Estos estudios, denominados Bellagio Child Survival, son la segunda parte de una serie que comenzó a publicar la revista en julio de 2003, para proveer información concreta y definitiva sobre formas de prevención e intervenciones eficaces para llegar a evitar dos tercios de las 10 millones de muertes de menores de cinco años que se dan en el mundo cada año. Con este fin, analizaron el nivel de salud de los recién nacidos alrededor del mundo y realizaron un llamado a la acción inmediata y sostenida para salvar las vidas de los recién nacidos.

"Ocho millones de niños mueren al nacer o antes del mes de vida. Esta imagen nunca generó noticia", dijo Richard Horton, editor jefe de The Lancet para esta serie editorial. "El objetivo de esta serie es lograr que, de una vez y para siempre, la ignorancia no sea una excusa para el público y para la falta de acción política".

Casi el 40% de todas las muertes infantiles se da dentro del mes de vida, en el llamado período neonatal. Aunque el 99% de estas muertes ocurre en los países en desarrollo, casi todo el financiamiento y el énfasis en la investigación de alta tecnología están enfocados a la búsqueda de soluciones para el 1% de las muertes que ocurre en los países más ricos.

"Podemos utilizar técnicas sencillas para capacitar a madres y padres sobre las señales de riesgo en recién nacidos para que tomen acción con intervenciones sencillas,"dijo la Dra. Etienne. "También necesitamos mejorar la capacitación de trabajadores de salud y de miembros de la comunidad que pueden servir como punto de referencia, con el propósito de mejorar la atención a los niños y evitar estas muertes."

La investigación realizada comprobó que es más eficaz, en función de los costos, abordar la salud del recién nacido en el marco de la atención materna y no en forma separada.

Los trabajos científicos serán publicados a lo largo de cuatro semanas, pero hoy están disponibles en forma gratuita en la Web: www.thelancet.com.

"El compromiso global para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio es una oportunidad sin precedentes para reducir la mortalidad de los recién nacidos", expresó el Dr. Jacques Baudouy, director de la Red de Salud, Nutrición, Población y Desarrollo Humano del Banco Mundial. "Pero debemos tener una responsabilidad colectiva frente a esta crisis de salud global, y comprometernos a trabajar en forma conjunta y en coordinación muy cercana para alcanzar esta meta", completó.

"Sólo el costo adicional de un dólar per cápita por año para proporcionar estas intervenciones para salvar al 90% de madres y bebés lo hace un costo asequible", dijo el Dr. Gary Darmstadt, director del Centro para la Salud Neonatal Internacional de la Universidad Johns Hopkins.

"Es hora de que los gobiernos y las agencias de ayuda asuman la responsabilidad conjunta para reducir estas muertes innecesarias—dijo Anne Tinker, de Save the Children/USA—hay que transformar las políticas en acción".

La Organización Mundial de la Salud, UNICEF y Save the Children han contribuido en la producción de esta serie, de la que participaron expertos en salud y economía del Reino Unido, Estados Unidos, Asia y África. La Fundación Bill y Melinda Gates y USAID proporcionaron financiamiento.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Para mayor información, b-roll y fotografías por favor comunicarse con , Area de Información Pública, tel. 202-974-3036.